Muchos se preguntan ¿Qué es la Espiritualidad?…… Quizá tengan respuestas: como por ejemplo orar y meditar, ir a misa y escuchar el sermón del cura, participar de una iglesia, católica, adventista, budista, hinduista, de un grupo de amigos, vestirse de blanco y alejarse del mundo para meditar por horas, días etc., Pues luego de varios años de trabajo interior llegue a la conclusión que la espiritualidad es nuestro diario vivir, nuestra cotidianidad, quiero decir nuestras experiencias de vida con los más íntimos y cercanos, primero vivir en paz, amor, perdón, sabiduría, paciencia, voluntad, humildad con uno mismo, para luego expresarlo con los más cercanos, nuestra familia (esposo(a), hijos) y posteriormente con nuestros familiares, amigos, conocidos, y desconocidos. La espiritualidad es pensar, sentir, hablar, hacer y dar las cosas con amor, paciencia, voluntad, humildad y respeto; es mirarnos a nosotros mismos con amor y paciencia, es estar en silencio, auto observándonos; es dar las gracias a nuestros padres por habernos traído al mundo; es disfrutar de lo que tenemos; es desear el bien para los demás; es despertar cada mañana en alegría y paz, bendiciendo y agradeciendo cada día, observando la salida del sol, o un atardecer cuando se va el sol, o simplemente cuando sale la luna; es dar un abrazo a tu pareja e hijos y darle las gracias por ser parte de tu vida; es preparar los alimentos de cada día con amor, voluntad y en paz, estando en conexión con los elementales de los alimentos que nos nutren, dando las gracias; es enseñar cada día a tus hijos las cosas buenas de la vida con amor, voluntad, y paciencia; sembrando en ellos semillas de paz, amor, voluntad, solidaridad, etc; es hablar a tus hijos con amor y comprensión cuando cometen un error; es jugar y salir al campo con tus hijos y pareja; es tomarte una ducha con alegría y felicidad dando las gracias al agua; es limpiar y poner en orden tu casa con voluntad y alegría, dando las gracias a cada cosa y a cada experiencia que te sirve; la espiritualidad es ir al trabajo o llevar al colegio a tus hijos en paz y armonía; es saludar con un gesto positivo y lleno de alegría al vecino, a los conocidos y amigos; es dar las gracias cuando vas de compras; es respetar tu turno cuando haces cola en un banco, en un supermercado o cuando subes  al autobús, al metro o al tren con respeto y alegría; es perdonar y comprender cuando una vecina, un vecino, compañero de trabajo o amigo, te haya defraudado u ofendido; es ser solidarios con los que pasan hambre, sed y frio; es amar a los animales, a las plantas, a la naturaleza; es hacer bien la labor de padre, madre, esposo o pareja, hijo o hija, abuelo (a), hermano (a), suegro (a),médico, terapeuta, enfermera, profesor, ingeniero, conductor, chofer, ama de casa, zapatero, agricultor, economista, panadero, etc., desarrollando y despertando en nosotros  cada vez aptitudes de voluntad, solidaridad, humildad, paciencia y comprensión; la espiritualidad, es nuestro diario vivir, es crecer cada día desde nuestro interior que a lo largo de la vida  se vea reflejado en nuestro equilibrio físico, mental y emocional  y en la expansión de nuestro espíritu y despertar de nuestra consciencia.
Con amor Infinito Iris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *